AbdulaPorn.com

Cultura Lolita en México

Saturday, November 1, 2014 Category : SPANISH

Entrevista con Gloria Capetillo, ilustradora lolita que reside en Japón

 

Harajuku es una zona de Tokio muy famosa por ser el centro de moda para los jóvenes, un lugar donde las subculturas de esta gran urbe conviven. Al dar dos pasos sobre Takeshita Dori uno inmediatamente se da cuenta de que más que un pasillo comercial, esta es un área en el que los jóvenes japoneses vienen a expresar su individualidad. En una sociedad donde ser parte de la comunidad es algo tan importante, es en Harajuku donde gracias a las subculturas como lolita, góticos o el mismo punk, los adolescentes tratan de expresarse como los individuos que son, sin ningún tipo de ataduras. Sin duda alguna, es un lugar al que todo visitante tiene que venir a ver.

 

Cruzando esta calle, detrás de la famosa tienda Murasaki Sports, se encuentra un pequeño callejón que lleva a la Design Festa Gallery, un espacio pensado para dar a los jóvenes artistas de esta ciudad la oportunidad de presentar su trabajo. El edificio es imperdible, adornado con una estructura metálica al frente, es muy fácil de identificar. Al llegar y ver todas las pequeñas galerías, pensé que tendría problemas en encontrar a Gloria Capetillo, la joven artista mexicana que se encuentra abriéndose paso en la escena lolita de Tokio. Fue una agradable sorpresa ver que no fue así, ya que la galería en la que estaba presentando su obra se encontraba llena de chicas de todas partes del mundo, muy elegantes con sus vestidos en estilos clásicos, ataviados con holanes. Tuve que esperar un tiempo, debido a que las chicas no dejaban de hacerle preguntas a Gloria sobre su trabajo. Finalmente, tras un respiro, pudimos salir a la cafetería de Design Festa, un lugar agradable en el que la gente puede sentarse a platicar, tomar un café e inclusive almorzar, tras haber visto la obra de su artista favorito. Fue así como empezamos nuestra pequeña charla sobre la cultura Lolita en México:

 DSCN6099

BMJ: ¿Cómo fue que llegaste a Japón?

 

GC: ¡Uff! Es una larga historia, así que voy a tratar de resumirla lo más posible. Llevo viviendo aquí 2 años. Yo quise venir a Japón desde que tenía 13 años. Siempre me ha gustado el arte; desde que era muy pequeña yo decidí que quería dedicarme al arte, pero no sabía en qué campo especializarme. Fue a los 13 años que descubrí el arte en Japón, a través del manga. Así me di cuenta que Japón era un lugar que apoyaba mucho al arte, y que aquí podía hacerme una vida como artista. A partir de ese momento yo busqué oportunidades para poder venir a Japón, busqué becas, escuelas, apoyos, por todos lados. Lamentablemente, yo no tuve la oportunidad de estudiar la universidad, lo cual hizo que fuera mucho más difícil. Hasta que ya cuando estaba comprometida, comenté con quién ahora es mi esposo que mi sueño era irme a vivir a Japón. Él compartía la idea de vivir fuera de México, porque debido a su área de estudios, biología, pensaba que tendría mejores oportunidades en el exterior. De esta forma, tratamos de venir a Japón juntos, mientras él trabajaba; yo lo ayudaba a contactar a maestros universitarios en Japón que les interesara su trabajo. Así encontramos a un profesor en Chiba que decidió apoyarlo para poder solicitar una beca para venir a Japón a estudiar su posgrado. Mientras mi esposo realizaba los trámites de la beca, yo por mi parte inicié mi papeleo para poder venir con él, y así fue cómo llegamos juntos aquí.

DSCN6094

BMJ: Acabas de mencionar que desde muy joven entraste en contacto con la cultura pop japonesa, cuando tenías 13 años. ¿Cómo fue ese primer contacto? ¿Desde un principio sabías que querías dibujar lolita y estar en todo esto de la cultura lolita?

 

GC: No, lolita fue algo que pasó mucho después, y que coincidió de una manera mágica y perfecta. Cuando tenía 13 años entré en contacto con la cultura popular japonesa a través de la televisión, cuando pasaban animé por las mañanas en un canal de México. Vi los colores y el arte y me encantó, así que me puse a investigar de dónde venían y fue así como descubrí que venían de Japón, por lo que me obsesioné con venir a Japón porque aquí apreciaban este estilo de arte que a mí me gusta. Yo entré a la cultura lolita cuando tenía alrededor de 22 años; lo había descubierto a los 17 años, pero en ese entonces no sabía que ser “lolita” implicaba un estilo de vida, pensaba que sólo eran unos vestidos que las chicas usaban de vez en cuando, para fiestas o cómo disfraces, no algo que adoptan como parte de su vida diaria. Entre a lolita y se armó una pequeña comunidad lolita en mi ciudad. En ese momento fue cuando encontré un perfecto balance entre mi arte y mi gusto por Japón; debido a qué desde antes de que yo descubriera lolita, me dedicaba a realizar ilustraciones de época, dibuja mujeres con grandes vestidos, hacía dibujo en el estilo rococó. Así que simplemente hizo “clic,” todo enganchó de una manera perfecta, fue en ese momento cuando me di cuenta que la ilustración lolita es lo mío,

 

BMJ: Entonces, a ti siempre te han gustado las épocas antiguas.

 

GC: Sí, a mí siempre me han gustado. Siempre me gustaron los vestidos, ver la arquitectura antigua, como de la época victoriana. Me gustaba ver cómo la gente vivía de una forma muy artesanal. Por eso me gustaba ver películas que mostraran este tipo de vida.

 

BMJ: Aquí me viene otra pregunta, que yo creo mucha gente se está haciendo en este momento. Finalmente, toda esta cultura victoriana, el estilo rococó y barroco, vienen de Europa. ¿Por qué no intentar ir a Europa? ¿Por qué venir a Japón?

 

GC: De hecho, antes de descubrir Japón yo pensaba que si quería ser artista debía ir a Europa; cuando era más pequeña pensaba en irme a Italia o Francia. No obstante, aunque técnicamente hubiera sido más fácil por el idioma o por el visado, investigando más profundamente, el ambiente Europeo no es el que encaja conmigo o con mi arte. Japón para mí encaja perfectamente, no sólo por el apoyo que tiene el arte, o por la gran cantidad de galerías en las que se permite a nuevos artistas mostrar su arte, sino porque mi estilo, lolita, es apoyado aquí. Como este estilo tiene orígenes europeos, si yo quisiera presentarlo allá no tendría el mismo impacto, porque para los Europeos no es algo nuevo, es algo insípido para ellos. En cambio en Japón, las audiencias se encuentran fascinadas con este tipo de arte que muestra un poco de la cultura europea antigua; además de que aquí es mucho más fácil desarrollarte como artista, a la gente le gusta mucho el estilo que yo manejo. A esto también, debo agregar, que me gusta mucho la cultura japonesa, me encanta vivir aquí, es un país muy tranquilo y seguro, y yo soy muy feliz viviendo aquí.

DSCN6078DSCN6077DSCN6083DSCN6081

BMJ: Además de tu arte, tú también haces tus propios vestidos ¿Verdad?

 

GC: Yo los hago. Me gusta cualquier cosa que puedas hacer con tus propias manos. Yo hago lo que sea: broches, collares, adornos para el cabello, vestidos, pinto medias… Yo no tengo mucho dinero, por lo que no puedo comprar cosas muy caras. Trato de ahorrar en lo que pueda, me compro ropa de segunda mano, de 100 o 200 yenes, y la utilizo para hacer ropa nueva, porque aquí la tela también es cara. Si estoy aburrida, o cuando me enfermo, agarro cosas que tengo en la casa y me pongo hacer cosas nuevas, vestidos, cuadros, dibujos… siempre estoy haciendo algo.

 

BMJ: Puedes platicarnos un poco más sobre cómo fue tu entrada en el mundo lolita.

 

GC: Estuve como tres años sólo de visita. Lo descubrí por mi arte, debido a que a mí me gustaba pintar mujeres de época, estaba un día buscando imágenes de mujeres en ropa antigua y fue así como di con las primeras fotos de lolita y se me hizo muy curioso que en Japón se vistieran así. Tiempo después, con la llegada de la cultura lolita a Estados Unidos, la aparición de marcas y tiendas lolitas, así como la formación de comunidades hizo que me diera cuenta que era un estilo de vida. Yo siempre había querido vestirme como las chicas de mi arte, porque ese era mi gusto, pero yo pensaba que no era posible. Cuando vi a estas comunidades de lolita me di cuenta de que si era posible, así que decidí hacerlo. Me fui a la tienda de telas, aunque yo no sabía nada, y traté de hacer mi primer vestido… el cual, sinceramente fue un fracaso, pero a mí eso no me importó. Cuando tú te pones un vestido lo demás no importa, tú te sientes como una princesa, como una reina, y no importa si la gente te ve raro o piensan que es extravagante. Eso a ti nunca debe importarte.

 

BMJ: Eso es algo que quería preguntarte. Creo yo que hay muchos obstáculos, no sólo sociales o personales, sino inclusive algunos más sencillos como el clima. Tú vienes de Sonora, uno de los estados más calurosos de México, por lo que se requiere mucho compromiso y fuerza de voluntad adoptar un estilo como éste, entonces nos gustaría saber: ¿Qué tan fácil o difícil, fue para ti, en México, adoptar este estilo de vida?

 

GC: ¡Jajajaja! El clima creo que es uno de los obstáculos más difíciles. Yo pienso que esto depende mucho de cada persona. “Lolita” es un universo entero en cada persona, qué tan difícil es vestirlo depende de ti; para mí, fue lo más fácil del mundo. Yo viajé mucho en mi vida, con mi familia nos estuvimos mudando en diferentes ciudades de México. Cuando cumplí 12 años llegamos a Hermosillo (Sonora), y adopté una etapa por vestirme completamente de negro. Traía una onda rocker, a mi me gustaba, o más bien, me gusta, mucho el rock, y hasta la fecha, a veces, aún me visto así, de negro, con picos y cadenas. Como consecuencia, me acostumbré a que la gente me viera raro, tan sólo imagínate, con el calor de 50 grados y yo ¡vestida de negro! ¡Jajajaja! La gente me veía y se imaginaba cosas, que era satánica o cómo que era violenta por ser rockera… pero a mí nunca me importó. Eso hizo que yo aprendiera muy rápidamente que lo que piense la demás gente no importa; lo único que importa es que tú seas feliz haciendo, luciendo o siendo como tú quieras. Mientras no lastimes a terceros, no importa lo que hagas mientras tú seas feliz. Entonces, yo cuando vestí lolita ya estaba acostumbrada a que la gente me hiciera muecas o me viera raro, por lo que fue más fácil y de hecho la gente lo aceptaba más. La gente en vez de sacarme la vuelta se acercaba a preguntarme sobre los vestidos; la gente pensaba que iba a una fiesta de disfraces o a una obra de teatro. Les llamaba mucho la atención a las personas en la calle, pero de una forma positiva

 

BMJ: ¿Qué nos puedes decir sobre la comunidad Lolita en México? ¿Es grande o pequeña?

 

GC: Es enorme. Hay cientos y cientos de lolitas en México; casi cada estado tiene una comunidad grande de lolitas. La más grande que yo conozco es Tijuana, esa ciudad tiene muchísimas lolitas y es una comunidad muy organizada. Han tenido eventos tan grandes que han llevado marcas y modelos de Japón a Tijuana. Es la más grande, la más unida y en donde yo tengo muchas amigas. Probablemente en la Ciudad de México el número de lolitas sea mayor, sin embargo no están organizadas y están divididas, por lo que no ha sido posible que hagan eventos de la misma capacidad que Tijuana. Todo México está lleno y cada día hay más y más. Lo que más me gusta es que entre más lolitas hay, hay más unión. Hay grupos como La Hermandad Lolita, en donde las chicas que llevan tiempo formando parte de lolita ayudan a las nuevas para enseñarles cómo vestirse o cómo hacer sus vestidos; invitándolas a fiestas de té… Me gusta porque desde que yo me fui de México veo que hay mucha más unión y veo que las chicas cada vez más se apoyan unas a otras.

 

BMJ: ¡Wow! Tijuana, yo nunca me hubiera esperado que Tijuana tuviera una comunidad lolita tan grande.

 

GC: Si, Tijuana es la mejor comunidad que hay en México ahora. Es la que ha llevado todo, por ejemplo, hace una semana hubo una fiesta de té muy grande y muy bonita a la cual llevaron a una modelo de Japón. También hace tiempo hubo una convención gigante a la que llevaron marcas, hubo desfiles, hubo premios, hubo una fiesta de té gigante a la cual invitaron a muchas estrellas lolita. ¡Fue el evento del siglo en México! Incluso fueron personas de Estados Unidos y de Sudamérica, así como otras partes del mundo. A mí me hubiera encantado ir a ese evento, a pesar de que yo estoy aquí en Japón. El que yo esté aquí no quiere decir que siempre tenga la capacidad de ver a las modelos o diseñadores. Los eventos en Japón son más exclusivos, y los eventos en América son convenciones, lo que hace que me pregunte por qué no pasa esto en Japón.

 

BMJ: ¿Cómo piensas que vaya a evolucionar la comunidad lolita en México? ¿Crees que tenga futuro?

 

GC: Hay un gran futuro para la comunidad lolita en México. Cuando yo empecé, había muy pocas lolitas en México, era un solo foro, no estábamos bien organizadas… era un alboroto. Pasó el tiempo y las comunidades fueron creciendo. Yo no esperaba que en dos años, que es el tiempo que ha pasado desde que yo me fui y llegué a Japón, la comunidad creciera y se desarrollara tanto. Sinceramente no esperaba que en tan poco tiempo se organizaran este tipo de eventos, que las marcas y modelos ya hubieran ido a México, o que la comunidad se organizara tanto. En ese momento yo pensaba que tal vez algo así nunca pasaría, y si pasaba tardaría al menos otros cinco años. Sin embargo, aparecieron lolitas que podríamos llamar “líderes” que apoyan a las demás; las animan a confiar en sí mismas; a tratarse bien entre ellas y a organizarse para realizar eventos. Han creado una energía muy positiva que anima a las chicas a seguir adelante. Hay muchos eventos para que la gente común conozca lolita, lo que ha ayudado a que se acepta más y que seamos capaces de hacer más cosas. La comunidad ha avanzado tanto que sinceramente ya no sé hasta dónde pueden llegar. En Latinoamérica hay una comunidad lolita muy grande, pero México es un país tan grande y con tantos eventos que la gente de otros países de la región quiere ir a los eventos lolita de México, inclusive las chicas de España quieren ir a México.

 

BMJ: ¿Consideras tú que “Lolita” podría dejar de ser considerado como algo más “mainstream” como ha pasado con otras subculturas?

 

GC: Tal vez… pero tendría que pasar mucho tiempo, como 30 o 40 años. Lolita es demasiado nuevo, nació en los 80’s, 90’s, hasta el año 2000 fue cuando empezó a agarrar fuerza y empezaron a surgir marcas, antes era algo demasiado underground. Entonces si te pones a pensar, a lo mucho Lolita tendrá 30 años, por lo que es un movimiento muy joven. Tal vez en otros 50 años todo el mundo lo conozca y la gente sepa que cuando nos referimos a lolita hablamos de un estilo de vida y no de un libro. Sin embargo, se me hace demasiado difícil que se haga mainstream, porque no es fácil. Si lo comparamos con otras modas, Lolita es mucho más caro y difícil, traer estilos de ropa antigua dentro del mundo moderno no es muy sencillo, muchas chicas que empiezan por eso mismo lo abandonan. A menos que alguna marca hiciera una versión más sencilla y fácil de usar, dudo que se vuelva mainstream tan fácilmente como otras subculturas.

 

BMJ: Todo esto es cierto, sin embargo, cuando nosotros nos referíamos a “mainstream” más bien nos referimos a que la gente lo vea como algo común, como algo normal.

 

GC: Ojalá pasara eso. El hecho de que a la gente le llame mucho la atención lo hace más difícil. Muchas chicas jóvenes, preadolescentes, que quieren ser lolitas pero a veces se encuentran con muchos obstáculos, por la gente, los padres… Hay gente que tiene miedo que las ataquen o las discriminen por ir vestidas así. Ojalá eso pase, ayudaría mucho a la comunidad.

 

BMJ: Durante toda la entrevista has hecho énfasis en que Lolita es un estilo de vida, por lo que no puedo dejar de preguntar, ¿todos los días te vistes así?

 

GC: Bueno, antes que nada debo mencionar que lolita es un estilo de vida si es que tú quieres que así lo sea, cada persona lo adopta en su vida como quiera, también puede ser un pasatiempo, algo que sólo haces por diversión, en mi caso yo decidí adoptarlo como mi estilo. Cada día que puedo me visto de lolita, de hecho voy a trabajar así. Tengo la fortuna de que mi trabajo es sencillo, soy maestra de español y puedo usar los vestidos, a mis alumnos les gusta mucho. A mi esposo le fascina e inclusive me ayuda a elegir que ropa ponerme. Por parte de mi familia, a mis padres les gustó mucho, ya durante mi etapa rocker ellos pensaban que no me veía muy femenina, por lo que en el momento en que me vieron con un vestido lolita fueron muy felices. ¡Jajajaja!

 

BMJ: Esta última pregunta tu señalaste que afortunadamente tienes la oportunidad de vestirte así en tu trabajo, pero supongo que hay muchas otras chicas que debido a la escuela o a su trabajo, es difícil para ellas vestir lolita diario. ¿Cómo reacciona la comunidad lolita ante esta situación?

 

GC: Hay muchas lolitas que se sienten mal, porque a ellas les gustaría poder vestir de lolita todos los días, e inclusive tienen la ropa para poder hacerlo. Sin embargo, por el trabajo, por la escuela, no pueden hacerlo. Nosotras decimos que no importa si estás usando jeans o un traje, tú sigues siendo una lolita. Eso es algo que llevas por dentro, no sólo lo vistes por fuera, sino que lo vistes por dentro, forma parte de ti. Entonces, muchas chicas lo que hacen para poder expresarse como lolitas en la vida diaria es usar accesorios: si tienen que ir de pantalón y camisa al trabajo, llevan un broche o un moño; un sombrero con flores o sus bolsas con formas de violín o unicornio. Las chicas que por motivos laborales u ocupacionales no pueden ni siquiera pueden usar accesorios visten de lolita cada vez que tienen la oportunidad, probablemente hasta más seguido que otras chicas.

 

BMJ: ¿Qué tan diferente es la comunidad lolita en Japón de la comunidad en México? ¿Cuál fue tu shock lolita cuando llegaste a Japón? ¿Qué cosas hacen diferente en México?

 

GC: ¡Jajajajaja! Yo creo que mi mayor shock fue la unión, aunque creo que eso tiene que ver más con las diferencias culturales. En México o Latinoamérica, somos muy cercanos, nos hablamos de amigos muy rápido. Aquí las comunidades son de lejos, de mucho respeto, casi no hay contacto. De hecho, me atrevería a decir que no hay comunidades, no hay grupos lolita. En Japón como hay tanta lolita, no tienen la necesidad de organizarse en comunidades, pero en México eso es lo único que hay, organizamos fiestas y unión, hasta existe la idea de tener una mejor amiga lolita. Pero en Japón eso no existe, las fiestas las organizan las marcas, la gente va por su propia cuenta. Aquí solamente encontré una comunidad en la Universidad de Waseda, la primer y única comunidad lolita en Tokio. No hay mucha unión, no hay mucha amistad, debes ser conocido de mucho tiempo para que haya esa chispa.

 

BMJ: Un último mensaje que le quieras mandar a las personas, lolitas o no, que tienen el sueño de venir a Japón.

 

GC: Yo creo que el mensaje que siempre he querido dar, a todas las personas que me conocen es: sigue tus sueños. No importa lo que quieras, cómo lo quieras, dónde vivas o con qué recursos. Si tú tienes un sueño lucha por él, trabaja por él y consíguelo. A mi mucha gente me dijo que nunca llegaría a Japón y que nunca tendría una exposición en Harajuku, ésta ya es mi segunda exposición. Yo hice oídos sordos a esas voces negativas; yo trabajo por lo que quiero, y voy por más, esto es lo que amo y así soy feliz. Si tienes un sueño trabaja por él y lo demás no importa.

 

BMJ: Muchas Gracias.

 

GC: Muchas gracias a ti y a BMJ.

 

DSCN6070


Warning: require_once(/export/sd208/www/jp/r/e/gmoserver/8/9/sd0386189/japantravel-bmj.com/wordpress-3.5-ja-jetpack-undernavicontrol/wp-content/themes/bmj/footer.php): failed to open stream: Permission denied in /export/sd208/www/jp/r/e/gmoserver/8/9/sd0386189/japantravel-bmj.com/wordpress-3.5-ja-jetpack-undernavicontrol/wp-includes/template.php on line 688

Fatal error: require_once(): Failed opening required '/export/sd208/www/jp/r/e/gmoserver/8/9/sd0386189/japantravel-bmj.com/wordpress-3.5-ja-jetpack-undernavicontrol/wp-content/themes/bmj/footer.php' (include_path='.:/usr/local/php5.5/lib/php') in /export/sd208/www/jp/r/e/gmoserver/8/9/sd0386189/japantravel-bmj.com/wordpress-3.5-ja-jetpack-undernavicontrol/wp-includes/template.php on line 688